Comisión de la Verdad

Por Julio Aliaga Lairana
En el mundo existen como treinta Comisiones de la Verdad, destinadas a esclarecer acontecimientos, situaciones y proporcionar datos que han permanecido ocultos desde pasadas dictaduras o gobiernos autoritarios que ejercieron el poder al margen de las leyes, permitiendo que las sociedades en cuestión pudieran enfrentar de manera crítica su propio pasado, a fin de superar heridas y traumas generados por el uso ilegal y desmedido de la violencia estatal.
Las Comisiones de la Verdad fueron necesarias para suplir las falencias que los sistemas judiciales demostraron durante épocas dictatoriales o de claro autoritarismo, ya que durante ese tiempo se mostraron sumisas y poco dispuestas a aclarar los asuntos relacionados con la violación de los derechos Humanos, lo que permitió que los autores de execrables hechos se mantuvieran en la impunidad.
Desde ese punto de vista hay que reconocer que “tarde, mal y nunca”, al fin el estado boliviano cuenta con una Comisión de estas características, que podrá los próximos meses dar a conocer los muchos hechos que fruto de las dictaduras militares en Bolivia, se mantuvieron ocultos ante la población. Y seguramente, si los actores no han muerto ya de viejos, servirá para juzgarlos.
Hay que proponer, y debe ser un tema sustancial de las alternativas gubernamentales que se propongan para el post-evismo y para la reconstrucción de la democracia boliviana en un próximo futuro, la ampliación de dicha comisión, tanto en la temporalidad de su objeto de investigación, que deberá incluir al largo gobierno de Morales Ayma, como de sus miembros, ya que actualmente la componen personajes conocidos por su compromiso con el partido gobernante, como por su obsecuencia frente a los hechos ocultos que encubren muertes, supuestos asesinatos, torturas, amedrentamiento, exilio y prisión indebida, de la oposición y de ciudadanos y ciudadanas que opinan críticamente sobre las prácticas gubernamentales del actual régimen etnonacionalista y autoritario.
Hay que acordarse de ello. El camino está abierto. Vamos a por descubrir lo que nos falta saber de nuestro pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s