ladiaria.com.uy

En cumplimiento de la Ley 18.596, de Reconocimiento y reparación a las víctimas de la actuación ilegítima del Estado entre el 13 de junio de 1968 y el 28 de febrero de 1985, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) colocó en el ingreso a los estudios de Radio Nacional, en el entrepiso del Palacio Salvo, una placa que recuerda al extinto periodista y senador del Frente Amplio Germán Araújo, que fue director de ese medio. “La radio CX 30, junto a Araújo, comunicador y parlamentario, resistió la dictadura cívico-militar en defensa de la democracia y los derechos humanos. Nunca más terrorismo de Estado”, dice la placa, cuyo descubrimiento contó con la presencia de autoridades gubernamentales y sindicales y periodistas, además de la familia de Araújo. Entre los presentes estaban el intendente interino de Montevideo, Óscar Curutchet, el alcalde del Municipio B, Carlos Varela, el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, y el presidente de la Comisión Especial del MEC para el cumplimiento de la Ley 18.596, Nicolás Pons. Este último remarcó que CX 30 le dio “voz” a los que no tenían representación, y recordó que durante la dictadura a la radio le prohibieron que usara el nombre de “Nacional”.

“¿Qué tal, amigos? Gracias, gracias en nombre de todos los hombres que integramos esta casa. Gracias, gracias porque esto fue un triunfo de ustedes. Es el triunfo de nuestro pueblo. Es el triunfo de la unidad de nuestro pueblo todo. Este es el triunfo de los hombres con auténtica vocación libertaria. Este es el triunfo del pueblo consciente, responsable y decidido. Son ustedes los que han reabierto la radio y son ustedes los que siempre y hoy le dan sentido. Nuestro único mérito es haber confiado en ustedes, haber confiado en nuestro pueblo y en la impresionante solidaridad de nuestro pueblo. Y aquí están los resultados: nuestra radio está otra vez en el aire. Está otra vez con ustedes, y porque es de ustedes no podrá ser silenciada jamás”, decía Araújo después de que la radio volvió al aire tras una clausura de la dictadura, y tal como lo reprodujeron ayer en el homenaje.

El presidente del FA, Javier Miranda, que fue uno de los oradores, recordó que el programa de Araújo se emitía a las 11.00, a las 15.00 y a las 23.00, y que lo escuchaba porque era “parte de la formación de la resistencia”. “Aquellos que teníamos 15, 16, 17, 18 años […] nos formamos en la resistencia con ese Germán que, con voz ronca, leía noticias internacionales andá a saber de dónde, y había que leer entre líneas para formarnos y para fortificarnos”, expresó el dirigente.

Miranda dijo que Araújo hizo lo que hay que “hacer siempre”, que es “apelar a la gente, más allá de las estructuras, cuando hay que responder y decir quiénes somos y dónde estamos”.

El presidente del FA recordó el papel de Araújo para darle impulso a la recolección de firmas para convocar a un referéndum contra la ley de caducidad, cuya aprobación tuvo que presenciar como senador, el 22 de diciembre de 1986.

Miranda calificó la expulsión de Araújo de la Cámara de Senadores con los votos de los legisladores de los partidos Blanco y Colorado como el “remate al asalto a la esperanza”, pero recordó que en 1989 Araújo fue electo senador de nuevo “para ser la voz de los desaparecidos, la voz de los que luchamos contra la desaparición forzada, contra la tortura, contra el exilio, contra la prisión, contra las clausuras de la radio”. “Este es el recuerdo emocionado de esta marca [de la memoria]; las marcas las hacemos vísceras y las llevamos en el corazón. La memoria es marca de la razón. A los más jóvenes, a los que no conocieron a Germán, a los que no escucharon a las 11.00, a las 15.00 y a las 23.00 el ‘qué tal, amigos’, les digo que recordar la figura de Germán es recuperar los valores, los valores de la esperanza, los valores del sí se puede, los valores de la dignidad, de la ética, los valores del no van a poder, no nos van a patotear y vamos a superar cada uno de nuestros pasos en defensa de la ética, en defensa de los derechos humanos, en defensa de la causa de los pueblos, en defensa de esta izquierda vigorosa que tiene mucho para decir. Esa es mi gratitud y ese es mi recuerdo”, concluyó el presidente del Frente Amplio.

Araújo nació el 2 de setiembre de 1938 y falleció el 9 de marzo de 1993. Fue por un tiempo seminarista de la iglesia católica e inició su militancia en la Unión Cívica para luego adherir a las ideas del FA.

Sus audiciones en CX 30 La Radio (los militares no permitieron que se llamara Nacional) se transformaron en un símbolo de la lucha contra la dictadura, y por eso la emisora fue varias veces clausurada.

En 1984 encabezó la plancha al Senado de la lista 10001 de Democracia Avanzada (Partido Comunista, Frente Izquierda de Liberación, entre otras) y resultó electo. En 1986 fue expulsado del Senado con los votos de legisladores del Partido Colorado y del Partido Nacional, que lo acusaron de haber convocado a una “asonada” desde la radio con motivo de la aprobación de la ley de caducidad. Fue reelecto como senador en 1989 por la lista 1001, a la que adhirió como parte de la Corriente de Unidad Frenteamplista, grupo que él fundó.